enri 13 ton baja mas - enrifortiz

Experiencias Hipnóticas

5 de marzo de 2008.
C.M./LA TRIBUNA DE TOLEDO. del periódico ABC, sección Arte.

“…La visión se torna calculadora porque la respuesta no es inmediata. Se ralentiza la respuesta al preguntarse el pensamiento –torpe ante lo, por suerte, no cotidiano- si lo que está delante es pintura, fotografía o conjunción de ambas. Se imagina entonces el observador – siempre y cuando sea propicio a enredarse con la imaginación- al creador ataviado con bata blanca, gafas de protección y mirada perdida ante una reacción explícita por resolver. Ante una pócima cromática que, a buen seguro, sorprende incluso a su gestor.

Arremete con fuerza gestual y con rotundidad lumínica la obra de un hombre, Enrifortiz o Enrique Fernández Ortiz- que desea sumergirse en una suerte de laboratorio plástico en el que experimenta –como si de un químico se tratara- con la materia color y con el concepto gestación espontánea para apadrinar, al fin, un profundo y portentoso nacimiento por acción-omisión.

A modo de fluido sólido que, en cada mirada, parece comprimirse o expandirse como por antojo interno, los remolinos, burbujas, uniones y divergencias aparecen en composiciones vibrantes liberadas de contornos, trazos y cortapisas estéticas. No hay interrupciones impuestas ni patrones moldeados en torno a una catalogación artística porque en Enrifortiz lo que destaca es la sensación producida en el que mira. Puede denominarse abstracción expresiva, pero las obras fotografías- composiciones perturban porque no se han “socializado” al estilo tradicional, porque no se adjuntan a escuela ni a grupo definido, en definitiva, porque sorprenden y desubican a la gran mayoría.. Pero esta característica, que para muchos será obstáculo o defecto, abre la posibilidad de recorrer un acertado conjunto de experiencias que, en ciertos casos serán casi psiquiátricas para en otras ser sencillamente provocativas.

En este sentido, y sin obviar el dulce efecto hipnotizador producido por la liviana y sensual técnica cromática, las muecas de la pintura y su receptividad o rechazo replantean las teorías que sobre materiales, soportes y procesos colman estanterías y llenan prólogos y críticas. Con Enrifortiz no valen de nada los conformismos estéticos ni las modas implícitas del comercio del arte –posiblemente muy en línea con estas piezas-, lo que importa es la variada visión, la libre interpretación, la vía que percibe el conjunto, la impronta que induce el grato o ingrato interés. Significa que, guste o no, provoca una reacción y, digan lo que digan, lo que una pieza de arte no puede permitirse es caer en la indiferencia.

No casa la indiferencia con las composiciones de este creador y eso es destacable y, claro está, baluarte del “oficio”…”

Enrifortiz - Fine Arts

Espacios silentes

Dalila del Valle.
Directora Internacional Art. Dalí.
2008, Exposición individual Toledo

“Una de las labores del arte es demostrar su propia estructuración dentro de la sociedad”, afirmaban los artistas del GRUPO 57 en su manifiesto fundacional, hecho público a finales de 1967 en Paris.

Compartiendo esta expresión, Internacional Art Dalí, sin preocuparse en el planteamiento de género, se enorgullece de poner una puesta en escena del estado de la creación fotográfica actual, con la obra de ENRIFORTIZ, un gran explorador del arte, un poeta de la luz que pretende llamar la atención sobre la necesidad de dar salida a sus inquietudes artísticas, con aportaciones propias, interdisciplinares, que redundan en beneficio de una obra que trasciende en el ámbito tradicional del arte, mostrando una fuerza artística sin precedentes, y marcando un hito en la renovación del panorama artístico español, por su carácter experimental.

Entre la ternura y la violencia, entre el dramatismo y la sensualidad, el objetivo de ENRIFORTIZ es apuntar a un mundo lleno de matices, tan complejo como apasionante.

Su obra sugiere apariencias, en vez de contar historias, intenta captar la fugacidad y la metamorfosis de la naturaleza, mostrando sutiles matizaciones de la luz y el espacio, después de haber encontrado su propio lenguaje en plena efervescencia vanguardista.

Para ENRIFORTIZ no hay realidad completa, como no hay abstracción absoluta. Él intenta llegar, tocar los límites cerrados que hasta ahora dominaban el arte de la fotografía; y los supera evitando la oscuridad, concediendo especial protagonismo a su espacio interior.

Genio espontáneo y creativo donde los haya. La extraordinaria rareza y seducción de sus obras, nos invitan seguro a una consideración repleta de fantasía, testimonio de lo inasible.

Formado en el contesto de la estética modernista y en el revelador ambiente de las vanguardias, conduce gracias a sus experimentos un lenguaje propio, en el que podemos admirar los logros de este personal y genial investigador, además de renovador del arte.